CÁCERES, ¡ENHORABUENA!